miércoles, 15 de octubre de 2014

No prometo nada

Una persona muy interesante (entre otras muy disfrutables cualidades) me acaba de convencer de rescatar esto del olvido.
No sé en qué consistirá ese rescate. Pero empiezo subiendo algo que guardé en un archivo de Word hace casi un año. Y lo subo sin releerlo, así que no sé muy bien qué es ni mucho menos qué tal está.


¿Y si todo era mentira?
Si así fuera, ¿qué nos queda?
Un recuerdo en la retina,
Una flor que no camina
Otro sueño campo afuera.


Si nunca estuve en el frente
A pesar de haberlo sentido
No será un error del nido
Siempre mi única certeza
Sino por tener la cabeza
Donde debió estar la mente


Ya no quiero cambiar el Mundo
El Mundo va a cambiar igual
No quiero dejarme llevar
A donde digan que valla
Quiero que el que hoy no manya

Mañana no muera igual

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Podemos discutir mucho sobre política, economía, industria, sociedad, leyes, etc.
Pero si te veo evadiendo impuestos, comprando cosas robadas, coimeando inspectores, manejando borracho, o tirando basura a la calle, va a ser al pedo. No tenemos los mismos valores, no vamos a llegar a ningún lado. No quiero estar de acuerdo con vos.

Ah, disfrazate de indignado todo lo que quieras, me importa un carajo. No te voy a creer, mucho menos a respetar.

sábado, 14 de julio de 2012

No soy ateo por creer que Dios es mentira. De hecho, la frase "soy ateo", como que no me convence. El ateísmo no es nada, no me representa, no me define. No tiene absolutamente nada que ver con lo que soy.

Es simplemente una palabra que se usa para explicar, sintéticamente, que no comparto eso que tanta gente sí. Es un invento semántico, no un adjetivo. Insisto, no es nada. Es, para mi, como no ser hincha de ningún club de básquet, o no ser seguidor de ningún artista plástico, o no interesarme en la filatelia. Por eso no me cierra incluir al ateísmo y a la idea de lo que "yo soy" en la misma oración.

No es porque me niegue, sino porque no me nace. No sé qué lleva a la gente a profesar una u otra religión, ni me preocupa averiguarlo. Sea lo que sea, yo no lo tengo. No está, como tampoco están la pasión por el básquet, el amor hacia la escultura, la obsesión por las estampillas  y tantas otras cosas que me son absolutamente ajenas.

No comparto la idea de que la religión sea sinónimo de ignorancia, comercio o manipulación (es el ser humano el que es sinónimo de todo eso, y la religión solo es algunas veces su herramienta, como prácticamente todo lo que existe) . No soy de los que se molestan con quienes creen porque creen. Mucho menos de los que se sienten más inteligentes por no creer (si me dan bronca los genocidios y la hipocresía, pero eso es otra cuestión).

Es irónico tomarme cinco párrafos para explicar porqué algo no tiene la más mínima relevancia para mí. Pero creo que nunca lo había dicho, y ahora estoy al pedo.


Saludos. . .

jueves, 21 de junio de 2012

No le creo

Lanata: "Los funcionarios tendrían que estar obligados a atenderse en hospitales del Estado".
Si así lo hicieran, cada vez que lo necesitaran habrían una cama o un médico menos. A mi me caería bastante mal ver que una persona que no puede pagar un consultorio privado tiene que esperar en un hospital a que atiendan a alguien que podría estar en un sanatorio privado, pero ocupa ese lugar solo para quedar bien con un periodista.
Si el alguna vez ocupa un cargo público y quiere ir al Padilla, que lo haga. Pero mientras siga manifestándose como dueño absoluto de la verdad, y tirando estas chicanas baratas amparado en su impunidad mediática, no va a tener mi respeto, no me importa a quién ataque.
Y por cosas como esta (no por la vereda que ocupa, ni por la que yo tengo más cerca), no le creo nada.

martes, 26 de julio de 2011

Me molestan las caretas

Me molesta, y mucho, la gente que se cree más o mejor por haber nacido con todas las oportunidades. Me sacan quienes miran a otros desde arriba.

Me molesta la gente que critica por moda, sin tener idea de lo que está diciendo. Y mucho más la gente que condena actitudes que también tiene. Es decir, me revienta el que habla pestes del inspector de tránsito que le pide un soborno, después de haberlo pagado.

Me molesta también el doble discurso de mucha gente, que se rasga las vestiduras en contra del aborto, y también en contra de medidas como la Asignación Universal por Hijo y la distribución libre y gratuita de profilácticos.

Me molesta la gente que se llena la boca hablando de defender la vida y del amor al prójimo, pero explota cuando se usa el dinero de "sus impuestos" para tratar de sacar chicos de las calles.

No es una defensa del Gobierno, ni de nadie en particular. Es una queja en contra de una gran parte del pueblo argentino (ese que amo y del que me enorgullece ser parte), que miente y se miente por convención social.

Ni siquiera me molesta el egoísmo. Nadie tiene la obligación de preocuparse por otros. Es una queja en contra de la HIPOCRESIA. Nada más.

sábado, 17 de octubre de 2009

Deberíamos hacernos cargo

Y sí, este tipo es invento nuestro.

No sé si han leído "Frankenstein", pero seguro están familiarizados con el argumento (si pretenden leerlo no sigan con este post porque el resumen va con final oncluiído):

El Doctor Victor Frankenstein, ciego de poder y vanidad, quería jugar a ser Dios o algo así y darle vida a su propia creación. La cuestión es que le sale todo como el culo, consigue lo que quería, pero su creación (el Monstruo de Frankenstein) se vuelve incontrolable y dañina, tanto para si misma como para el resto de la población. Este incomprendido ser termina suicidándose después de matar a su propio creador y a muchas personas más.

Salvando lo trágico. . .¿A nadie le resulta familiar?

Veamos: Si cambiamos el científico sediento de poder por un pueblo sediento de gloria, y el monstruo creado con partes de personas muertas por un ídolo irreal capaz de todo creado a partir de un simple hombre con un gran talento deportivo, que en lugar de matar gente por sentirse inferior (como lo hacen sentir), la repudia y agrede por sentirse superior (como lo hicieron sentir) . . .

Eso, sabía que lo iban a ver.

Yo sinceramente no entiendo como se puede ser taaaaaaan hipócrita. ¿Como puede un argentino horrorizarse tanto por las consecuencias de lo que entre todos hemos creado?¿Como pueden desligarse tan fácilmente de las responsabilidades que nos corresponden?

¡El tipo tiene una iglesia, me cago! ¿En donde vive la gente que hoy se rasga las vestiduras en nombre de la moral? ¿No son los mismos medios que hoy lo demonizan los que lo han llevado al altar del cual este señor no se quiere bajar?

Claro, esos medios no lo entronaban (o entronizaban, no sé cual es el término) cuando estaba del lado que les convenía.

A modo de aclaración, me parece PÉSIMO que cualquier persona agreda a cualquier otra, más si es en público, y más si es de la forma en la que lo ha hecho este tipo.

Pero, tratando de pensar un poquito antes de sacar el hacha para "opinar", me acuerdo de que, en este caso, los agredidos son los que han llevado al agresor a no ser cualquier persona. Y me acuerdo también de que yo, como público, lo he permitido.

Nada es justificativo para semejante comportamiento, pero si realmente nos interesa terminar con estas cosas, de nada sirve decir "ah, que mal, que desubicado" o alguna de esas cosas que están de moda. Por supuesto que está mal, eso ya lo sabemos. También sabemos que la selección juega mal, y que eso no significa que el mundo se va a venir abajo o que vamos a dejar de ser un país de primer mundo si nos va mal en el mundial. Bueno, casi . . .

En fin, y para redondear antes de volver a enojarme por muchas cosas que no me deberían hacer enojar (no es una amenaza, el que se perjudica soy yo XD):

¿Tan difícil es dejar de creer lo primero que nos dicen? ¿Tan lejos estamos de dejar la comodidad de la opinología para hacer un cachito de memoria? ¿Tanta falta hace que el primero en hacer la autocrítica de la que tanto se habla ahora sea el técnico de la selección?

Basta seguir 15 minutos a algunos cuasi periodistas para ver que son basura (insisto, algunos), que hacen leña de cualquier cosa. Y también son culpa nuestra. También viven de la basura que consumimos y del circo que les compramos.

La celeste y blanca viene mal dentro de la cancha. Hay que cambiar muchas cosas.

¿Y los que estamos afuera? ¿Nos levantamos nosotros temprano para hacer nuestra tarea? ¿Tomamos nosotros las mejores decisiones? ¿Somos realmente idóneos para llevar al frente nuestro propio país, nuestra propia familia, nuestra propia vida? ¿Hacemos algo al respecto? ¿O también esperamos que venga otro porque todavía tenemos excusas, mientras le echamos la culpa a la prensa, al turco Menem, a los milicos, a los zurdos o a Riquelme?

En serio che, dejemos de joder.


saludoS . . .

domingo, 5 de julio de 2009

Hay gente capaz de averiguar empíricamente la autonomía de una cajita de música.

Por si a alguno de ustedes le dá curiosidad, duran mucho. MUCHO.



saludoS. . .