jueves, 21 de junio de 2012

No le creo

Lanata: "Los funcionarios tendrían que estar obligados a atenderse en hospitales del Estado".
Si así lo hicieran, cada vez que lo necesitaran habrían una cama o un médico menos. A mi me caería bastante mal ver que una persona que no puede pagar un consultorio privado tiene que esperar en un hospital a que atiendan a alguien que podría estar en un sanatorio privado, pero ocupa ese lugar solo para quedar bien con un periodista.
Si el alguna vez ocupa un cargo público y quiere ir al Padilla, que lo haga. Pero mientras siga manifestándose como dueño absoluto de la verdad, y tirando estas chicanas baratas amparado en su impunidad mediática, no va a tener mi respeto, no me importa a quién ataque.
Y por cosas como esta (no por la vereda que ocupa, ni por la que yo tengo más cerca), no le creo nada.

No hay comentarios: